Juego de mesa Teotihuacán, ¿el Eurogame de culoduro de 2018?

En la feria de Essen, Teotihuacán Ciudad de Dioses se alzó como uno de los juegos más vendidos de del evento, un dato nada desdeñable teniendo en cuenta que hablamos del pifostio más importante del mundo de los juegos de mesa sobre la faz de la Tierra.

Firmado por Daniele Tascini, autor de grandes Eurogames de culoprieto como Tzolk’in y de otros de nalgas un poco más abiertas como Los Viajes de Marco Polo, su última creación, Teotihuacán, generó muchas expectativas. Publicado recientemente en nuestro idioma por Maldito Games, ¿nos encontramos realmente ante el Eurogame de culoduro del año?


NOMBRE:
 Teotihuacán Ciudad de Dioses
AÑO: 2018
AUTOR: Daniele Tascini
ARTE: Odysseas Stamoglou
EDITORIAL: Maldito Games
MECÁNICAS: Colocación de Dados y Gestión de recursos
NÚMERO DE JUGADORES: 1-4
EDAD RECOMENDADA: 14+ años
TIEMPO DE JUEGO: 90-120 minutos
IDIOMA: Castellano

¿Cómo se juega a Teotihuacán?

Objetivo del juego: Gana el jugador con más puntos de victoria al final de la partida, que tiene lugar o bien después del tercer eclipse o bien en el momento en que se pone la última pieza de la Pirámide del Sol.

Disponemos de una reserva de trabajadores jóvenes y lozanos que los iremos mandando a distintos lugares a hacer cosas. ¿Qué tipo de cosas? Pues cosas así como muy de precolombinos: recoger tronquitos de madera, coleccionar máscaras de dioses feos y cómo no, construir y decorar la pirámide peldañera del centro del tablero.

Sin embargo, la peña se cansa de andar todo el día cargando con movidas, rezando en los templos, construyendo casas para sus hijos… Los años pesan y las vueltas al tablero también. Resultado: la gente se hace vieja. Nuestros trabajadores, que resultan ser dados, envejecerán progresivamente aumentando su número del 1 al 6, momento en el que ascenderán y volverán a reencarnarse en un inmaculado dado con un número 1 en su cara visible. ¡Milagro!

Los jugadores tienen un turno sencillo a todas luces. Tienen dos opciones: o activar un dado, o desbloquear todos los dados, que serán bloqueados cuando hagan acciones pepino en El Palacio o tengan crisis de fe y se paren a marcarse un rezo en un colorido templo. Si optan por activar un dado, irán a una nueva localización que esté entre una y tres casillas de distancia y, o bien activarán su acción general, o bien se pondrán a rezar en su templo, o bien optarán por recoger cacau maravillau.

El reto del juego viene en saber en qué momento es mejor hacer cada cosa, pues las formas de ganar puntos son variadas, pero saber ver las oportunidades que nos ofrece el tablero en cada situación es vital. Sin duda, lo más golosón es pillarse las fichas de dominó y ponerlas en la Pirámide intentando conectar símbolos iguales y, si pueden ser de colorines, mejor que mejor. Pero no te dejes hipnotizar solo por su belleza estrática. Desbloquear tecnologías, encontrar máscaras y montarte el Marina d’Or de Mesoamérica hinchándote a construir adosados también te puede reportar puntetes ricos ricos.

¿A quien se lo recomendaríamos?

Este es un juego de culo durete que van a disfrutar los amantes de los Eurogames más secos. El tema es bastante indiferente y el uso de los dados está exento de azar ya que nunca se van a lanzar. Así que si sois de esos jugadores que disfrutáis de juegos con altas dosis de estrategia y con unas mecánicas bien engranadas Teotihuacán os puede brindar unas buenas sesiones de juego. Sin duda, junto a Brass Birmingham y Feudum, nos encontramos ante uno de los Eurogames duros más interesantes del año.

Lo mejor

  • El turno es muy claro, es difícil malinterpretar las reglas.
  • Hay muchas formas distintas de puntuar a corto, medio y largo plazo. Es difícil quedarse descolgado en puntuación a media partida.
  • Habrá quien lo verá una pijada, pero la pirámide que queda enmedio del tablero mola un montón.
  • Mucha rejugabilidad gracias a la cantidad de variables que ofrece en cada preparación de partida.

Lo peor

  • Poco inmersivo. El tema está bastante pegado y los componentes están poco mimados.
  • A 2 jugadores el juego es más holgado y estático. La partida es más ligera y rápida pero no se saca toda la chicha que el juego tiene.
  • Las acciones son un poco repetitivas, la experiencia de juego no es emocionante.
Juego de mesa Teotihuacán, ¿el Eurogame de culoduro de 2018?
5 (100%) 1 vote
Hotel Vader
Hotel Vader
Yo soy tu podcast
¿A qué se dedica?
Podcast de ocio alternativo y Rock and Roll.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top