H.P. Lovecraft. El Terror que vino de las estrellas

El 15 de marzo de 1939 moría en su Providence natal H.P. Lovecraft. Incomprendido en su momento, es, en la actualidad, uno de los escritores más influyentes del siglo XX.

El 15 de marzo de hace 82 años, fallecía en la ciudad norteamericana de Providence, a los 46 años de edad, Howard Phillips Lovecraft. Incomprendido en sus días como otros tantos genios del arte, como Van Gogh, está considerado en la actualidad por muchos un escritor de culto en el campo de la ciencia ficción y la novela de terror.

Especialmente gracias a sus Mitos de Cthulhu, Lovecraft ha terminado siendo uno de los referentes más destacados de la subcultura freak de los últimos treinta años. Sus tentáculos – nunca mejor dicho – abarcan campos como el de los juegos de rol y de mesa, así como el cómic, el cine,  las series o los videojuegos.

H.P. Lovecraft

Una vida marcada por las calamidades

La vida de H.P. Lovecraft estuvo marcada por una serie de sucesos traumáticos que le marcaron, especialmente en su infancia. Con 3 años vio como su padre ingresaba en un manicomio consecuencia de una crisis nerviosa, lugar donde permanecería confinado hasta su muerte en 1898. Esto hizo que la educación y cuidados en esos años de la infancia recayeran en su madre y la familia de ésta.

Ilustración de Sam Shearon

La familia materna de H.P. Lovecraft era adinerada y de linaje distinguido. Originarios de Massachussets, la presencia de los Philips norteamericanos se remonta al siglo XVII y su abuelo materno, Whipple Van Buren Phillips, era un exitoso empresario. La influencia de éste fue clave en el interés del joven Howard en la lectura y la escritura. Su muerte afectó de enorme manera a Lovecraft, que por aquel entonces tenía catorce años.

El fracaso escolar que le impidió el acceso a la universidad para estudiar astronomía, la dilapidación de la fortuna familiar, el fallecimiento de su madre, su fallido matrimonio con Sonia Greene y su breve estancia en Nueva York  o sus últimos años sumidos en una cada vez más aguda pobreza económica fueron algunos de los sucesos negativos que acompañaron y atormentaron a Lovecraft hasta su muerte.

Todos estos acontecimientos, combinados con una extremada inteligencia, una salud débil, prejuicios raciales y sociales, un ateísmo convencido y un interés desde una edad muy temprana por la astronomía, dan como resultado una obra absolutamente novedosa e influyente.

Una producción literaria corta pero intensa

La obra de H.P. Lovecraft se enmarca en tres grandes etapas: la etapa gótica (1905-1920) fuertemente influenciada por Edgard Alan Poe, la etapa onírica (1920-1927) y los mitos de Cthulhu (1927-1937), quizás su momento más característico.

En su producción literaria encontramos un centenar de relatos  escritos tanto en solitario como conjuntamente con otros autores, entre las que se encuentran obras maestras del género como El Alquimista (1908), Dagón (1919), La Llamada de Cthulhu (1926), El Caso de Charles Dexter Ward (1927), El Horror de Dunwich (1928), El que Susurra en la Oscuridad (1930), En las Montañas de la Locura (1931), La sombra sobre Innsmouth (1931), Los sueños en la casa de la Bruja (1932) o El clérigo malvado (1933) entre otros.  

Su legado se extiende hasta nuestros días  gracias a sus muchos continuadores, los primeros de los cuales son los autores incluidos en el llamado Círculo de Lovecraft, escritores contemporáneos como Robert E. Howard (Conan el Bárbaro), Clark Ashton Smith, Robert Bloch (Psyco, obra en la que se basa la película Psicosis de Alfred Hichtcock), Frank Belknap Long (autor de guiones para personajes de comic como Spiderman, Green Lantern o Capitán Marvel) o August Derleth. Todos ellos, así como escritores posteriores de todas las nacionalidades, dejaron sus relatos en la revista Weird Tales, fundada en 1923.

La influencia de estos continuadores en la elaboración de los Mitos de Cthulhu es tal que algunos conceptos como el de Dioses Primigenios, o elementos característicos como el De Vermis Mysteriis, no fueron creados por Lovecraft sino por algunos de ellos. Una muestra clara del poder de atracción de los Mitos y la influencia de estos en autores posteriores.

La obra de Lovecraft fuera de la literatura:

La influencia de H.P. Lovecraft en la subcultura contemporánea no se limita a la literatura. El ámbito de los juegos de mesa es un clarísimo ejemplo de ello y actualmente encontramos decenas de juegos ambientados en los Mitos de Cthulhu.  Así podemos encontrar desde juegos temáticos como Mythos Tales, eurogames estratégicos como Kingsport Festival o Estudio en Esmeralda, wargames como Shadows over Normandie o juegos con carácter humorístico como las versiones cthulhianas de Munchkin, Fluxx, Chez Geek o Gloom.

Los tres más destacados según el ranking de la Board Game Geek son Las Mansiones de la Locura, Arkham Horror. El Juego de Cartas y Eldritch Horror. Cada uno con sus características nos proponen vivir en primera persona escenarios típicos de los Mitos de Cthulhu como Las Montañas de la Locura, El Horror de Dunwich o Los Sueños en casa de la Bruja.

En el mundo de los juegos de rol, La Llamada de Cthulhu resulta un volumen imprescindible. Su primera edición data de 1981 y actualmente tenemos disponible la sexta edición en castellano de la mano de Edge. Otros juegos relacionados son El Rastro de Cthulhu que utiliza el flexible sistema gumshoe de juego, Cthulhu Tech ambientado en el futuro, Cultos Innombrables en el que interpretaremos a sectarios y no a investigadores o Auchtung! Cthulhu, más pulp y ambientado en la Alemania nazi.

las mansiones de la locura

Las referencias en otros ámbitos son también abundantes: aventuras gráficas como la serie de Llamada de Cthulhu o Alone in the Dark, películas como Re-Animator o La Herencia Valdemar, temas musicales como The Call of Ktulu o The Thing that Should not Be o referencias más o menos directas en series de televisión como True Detective o Ash vs. Evil Dead… y un largo etcétera en casi todos los ámbitos de la subcultura.

Yeyie
Yeyie
Rugbyman
¿A qué se dedica?
Amo y señor en The Curiosity Shop.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top