Maestra de pueblo. ESTADO CIVIL: OPOSITORA

“Ser maestro no es tan fácil como te pensabas”

Por todos es sabido que ser profesor muchas veces es una locura. Maestra de Pueblo, sin duda, es experta en la materia, pero nosotros tenemos la suerte de tener a Viking en Hotel Vader, profesor de Instituto, que del tema entiende, y bastante. Él va a ser el responsable de contarnos anécdotas de su día a día a modo de introducción. Agárrense. ¿Qué mejor forma de presentar el libro de Estado Civil: OPOSITORA que con anécdotas vikinprofesoriales?

Viking profesional al habla:

Los mejores momentos seguramente llegan cuando me encuentro corrigiendo exámenes. Hay alumnos que se confunden y ponen cosas realmente graciosas

Examen de segundo de Bachillerato:
Queriendo aplicar la famosa frase de Descartes “Cogito ergo sum” (pienso luego existo), una alumna escribió “coito ergo sum”. Algunos podrían argumentar que no le falta razón.

2º Batch:
El concepto platónico de Demiurgo pasa a ser de Demogorgon. Filosofía no sé, pero el Netflix lo tiene aprobado.

Dosier 3º de ESO:
Calderón de la Barca mágicamente pasa a ser Calderon de la Verga. No sé en qué pensaba ese alumno.

Examen 2ºESO:
Escribe el femenino de la siguiente palabra con su artículo:
Zar: la zarillo (absolutamente genial).

¡Con esto creemos que ya hemos calentado motores para presentar quien es Maestra de Pueblo! Sí queréis más anécdotas de nuestro profesor Vikingo al final del reportaje podréis degustar el redoble final.

Maestra de pueblo:

¿Quién es Maestra de Pueblo? Pues la verdad es que es toda una incógnita. Nace de una persona anónima que usa las redes sociales para desahogarse del día a día del estrés de la profesión de profesora con un toque característico y humorístico.

Para los que sois profesores, o para los que simplemente queréis poneros en la piel de uno, Maestra de Pueblo comparte su día a día en redes sociales. Actualmente tenéis a disposición su último libro Maestra de Pueblo: Estado civil: Opositora.

Maestra de Pueblo ya ha editado dos libros. El primero titulado Maestra de Pueblo: Con L de Novata publicado en noviembre del 2017, y el segundo, y del que vamos a hablar, publicado en noviembre del 2018.

¿Qué encontraréis en este libro? 109 páginas con viñetas a todo color ilustradas por Cristina Picazo.

Maria ya no es una maestra novata, pero continúa de substitución en substitución. Quince días aquí, tres allá, veinte un poco más para acá… Pese a llevar muchos kilómetros, esta joven no pierde la esperanza de obtener su propia plaza algún día. ¿La acompañáis en sus lectivas aventuras?

Aquí tenéis su Instagram: https://www.instagram.com/maestradepueblo
Y su twitter: https://twitter.com/maestradepueblo

¿Por qué lo recomendamos?

  • Sus ilustraciones me parecen geniales y muy sarcásticas.
  • Un toque de humor que llega a cualquier lector, aunque no sea profesor.
  • Rápido de leer y muy ameno. Me he quedado con ganas de más.

¡Así que si aún no tenéis suficiente y queréis más anécdotas os dejamos un final al más puro estilo Vikingo!

¡Que lo disfrutéis!

Y aún hay más

Obviamente, al ser profesor y trabajar con niños/as, te sueles encontrar con preguntas y respuestas de todo tipo. Es una de esas cosas que te acaba sacando una sonrisa en esta profesión, cuando no te saca de tus casillas.

Es habitual explicar cómo hay que hacer un ejercicio y que al segundo te vuelvan a preguntar lo mismo. Incluso, a menudo, los alumnos hacen cola para preguntarte todos la misma cosa. ¿igual esperan una respuesta diferente a la de su compañero?

Preguntas a las que has dado respuesta previamente:

– El ejercicio se tiene que hacer en boli.
– Profe, ¿se puede hacer a boli?

Alumnos creando conceptos:

– Haced el trabajo por parejas
– ¿Pueden ser de tres?

Las excusas son otro clásico. Los alumnos se creen que no hemos tenido su edad y te sueltan excusas típicas como si nosotros no las hubiéramos usado mil veces ya, como por ejemplo, que tienen los deberes en casa o que se han confundido de libreta. Pero he tenido alguna excusa de campeonato.

En un centro en el que trabajé se tiene la costumbre de no dejar a los alumnos ir al wc a no ser que sea motivo de fuerza mayor. En una clase se me acerca una alumna y me dice:

– Profe, ¿puedo ir al wc?

Mi respuesta fue un no automático. Ella me replicó que le había bajado la regla. Obviamente no hice más preguntas y la dejé ir al wc.

Lo mejor fue cuando al cabo de una semana y poco me volvió a dar la misma excusa. Entonces la cosa ya no le salió tan bien y tuvo que volver a su asiento resignada.

Montse Maqueda
Montse Maqueda
Zombie Mistress
¿A qué se dedica?
Ama de llaves de la rebelión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top