Podemos Fabricarte – El libro que no deberías leer si quieres iniciarte con Philip K.Dick

Philip K. Dick es de los autores con más adaptaciones de su obra a la gran y pequeña pantalla. Eso ya te pone en perspectiva del autor al que vas a leer. Pero hay que saber, también, que Philip K. Dick es uno de los autores a los que que les “ratea un relé”.

“¡¡Para hablar de Dick te tienes que labar la boca con lejía y persignarte!!”, dirán los fans más integristas. Pero cuando leo alguna novela de Philip K. Dick soy consciente de que en algún momento su historia va a hacer un “click”, y no me refiero al giro argumental que “cuando el libro va por aquí….va por allá”, me refiero a que las novelas en un momento dado se van flotando en zeppelin hacia una dimensión psicotrópica. Esta novela no iba a ser menos. Así que os ahorraré el suplicio.

Portada del libro

¿De qué va Podemos Fabricarte?

El argumento de Podemos Fabricarte se encuadraría dentro de unos años 70 / 80 distópicos, en unos Estados Unidos con una elevada parte de la población sufriendo problemas psiquiátricos donde van entrando y saliendo de manicomios, como si de un spa se tratara.

La historia empezaría por presentar a una empresa de órganos y espinetas que se enfrenta a una posible quiebra de la misma, provocada por la presión de la competencia. Uno de los socios pretende reorientar su estrategia de mercado y fabricar replicantes (WTF!!!) para recrear batallas reales de la Guerra Civil Estadounidense masacrándose los replicantes entre ellos (WTF!!!). Para este cometido deciden construir un prototipo de “simulacro” (como ellos le llaman a los replicantes) recreando un personaje histórico de la guerra. No, no es el que estáis pensando ahora mismo. No, tampoco ese. No, el otro tampoco. Ni el que acabáis de buscar en Google por “General chuzas de la Unión”. Estamos hablando del Secretario de la Guerra de la Unión, el Sr. Edwin M. Stanton. (WTF!!!). Es como si aquí, de entre todos los personajes históricos de nuestra Guerra Civil, recreásemos a Indalecio Prieto.

Poner la foto de un tipo viejuno le da un toque de erudición al texto.

Suban las bandejas y abróchense los cinturones, que el zeppelin despega.

Para llevar a buen término este proyecto deciden solicitar la ayuda de una multinacional que les patrocine el proyecto, pero el presidente de la compañía viendo la mamarrachez de ocurrencia que tenían pensada para usar a los replicantes, tiene otra idea casi igual de disparatada.

En un momento dado la novela aparca la progresión de esta historia, hace “click”, y se embarca en las neuras de uno de los protagonistas que le sobrevienen unos sentimientos encontrados hacia otro de los protagonistas, una menor, hija del socio recién salida de un psiquiátrico, y que es una de las principales desarrolladoras de los simulacros.

Aquí la trama de los replicantes pasan a un segundo término. El protagonista se interna voluntariamente en una institución mental y acepta un tratamiento de lo más bizarro por el cual se le suministra un cóctel de medicamentos acabados en “-ina” y LSD para curarle. Lo único que consiguen es volverlo más majara, si cabe.

Conclusiones

En resumen, es una historia que empieza con una temática de replicantes y termina con un culebrón de paranoias esquizoides. Se usa la temática de replicantes, pero perfectamente podría haber escogido gamusinos de la dimensión Zrfff.

Recomiendo este libro a….

Lector de Dick el cual se ha leído las 35 novelas y esta es la última que le faltaba por completar su obra. También si eres de esos que ven las películas de la tarde en Antena 3 que empiezan por: “basado en un hecho real…”; eso sí, empieza a leer a partir del capítulo diez, sino pensarás que es una novela de ciencia ficción.

No recomiendo este libro a….

Si quieres empezar a leer ciencia ficción y concretamente a Philp K. Dick.

Podemos Fabricarte – El libro que no deberías leer si quieres iniciarte con Philip K.Dick
5 (100%) 1 vote
Jordi Leis
Jordi Leis
Bibliotecario Arcano
¿A qué se dedica?
Le gusta leer las etiquetas de los champús y traducirlas al sumerio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top