Reseña The Ghost of Tsushima

Después de que hayan pasado unas semanas desde su salida, y de que un servidor haya completado el juego con el 100% de sus logros, más que una reseña metiendo una chapa brutal y aburriros, he decidido ir al grano y hablar de las cinco cosas que más y de las dos cosas que menos me han gustado (me ha costado encontrarlas) de este The Ghost of Tsushima. ¡Vamos allá!

Lo que más me ha gustado:

1.- La ambientación: Los escenarios son los grandes protagonistas de The Ghost of Tsushima y en Sucker Punch han sabido recrear con minuciosidad y cariño el Japón feudal en el que transcurre la historia. Los más llamativos son sus sistemas de partículas y sus sistemas de físicas que se comportan de maravilla moviendo las ramas de los árboles, meciendo la hierba por el viento y llenando los escenarios de hojas que reaccionan a nuestro paso.

2.- La narrativa: Está claro que la temática de samurais no es novedosa, pero el modo en que se aborda, sí. En The Ghost of Tsushima la historia se cuece a fuego lento, sin prisa, dando tiempo a desarrollar a sus personajes, para que así podamos ver cómo van evolucionando y tomando decisiones a lo largo de una historia que poco a poco va a más. 

3.- La combinación de mecánicas: Hablando mal y pronto The Ghost of Tsushima toma prestado un poquito de aquí y un poquito de allá en cuanto a mecánicas se refiere. Algunos títulos que toma como referencia son, entre otros, Assassins Creed y Sekiro, pero su clave radica en la habilidad que han tenido Sucker Punch para combinar estas distintas referencias, e implementarlas logrando una buena jugabilidad y un sistema de combate muy satisfactorio.

4.- El equipo y/o objetos estéticos: Este sistema ya lo hemos visto, más o menos parecido, en otras franquicias como Assassins Creed o Dark Souls. La clave de poder ir obteniendo objetos estéticos de equipo (armadura, casco y máscara) para que estos a su vez, además de alterar la estética del nuestro personaje, mejoren sus estadísticas hace que mi TOC se descontrole y quiera exprimir el juego hasta conseguirlos todos.

5.-El HUD: El HUD de The Ghost of Tsushima y su sistema de navegación (una ráfaga de viento nos indicará hacia dónde debemos ir cada vez que toquemos el panel táctil del DualShock) es de los más acertados y poco intrusivos de esta última generación. Esto ayuda aún más a subrayar el espectáculo visual que es este juego y a tener casi perpetuamente nuestra pantalla limpia de estadísticas y marcadores.

Lo que menos me ha gustado:

1.- Algunas misiones secundarias: Lo sé, las misiones secundarias son un mal endémico de los juegos de mundo abierto. Todos nos hartamos de ser recaderos e ir del punto A al punto B para apenas hacer nada, y este juego no iba a ser menos. Por mucho trasfondo que les hayan intentado dar, sigue pasando lo mismo que con otros tantos sandbox de esta generación, y es que algunas misiones secundarias son aburridas o tediosas.

2.- Las actividades: En el juego puedes ir liberando zonas de Tsushima a base de atacar puestos mongoles o rescatar aldeanos en pueblos y granjas. También puedes ir visitando distintas zonas del mapa para realizar diversas actividades y así desbloquear puntos de vida, nuevas espadas, talismanes o subir tus estadísticas. Con determinadas actividades, al igual que pasa con algunas misiones secundarias, con el tiempo se hacen repetitivas y acabas dejándolas para el final.

Como conclusión os digo que The Ghost of Tsushima no reinventa los sandbox, pero su apartado gráfico, ambientación y combinación de mecánicas de distintos juegos tan bien mezcladas, hacen de él un juego muy divertido, con una historia épica y, a mi parecer, pone un muy buen broche final a esta generación.

Víctor
Víctor
Niño Rata
¿A qué se dedica?
Control de plagas especializado en niños-rata.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top